Home / Enfermedades / Ultrasonido empleado para calmar el dolor crónico

Ultrasonido empleado para calmar el dolor crónico

Existen 2 formas bien distinguidas de dolor el agudo ocasionado por servirnos de un ejemplo por un traumatismo físico y el crónico que puede ocasionarle trastornos a una persona a lo largo de años, siendo hoy día el ultrasonido usado para calmar el dolor crónico.

El dolor agudo puede ser producido por traumatismo físico y acostumbra a tratarse con calmantes.

Motivo de estudio,  esta clase de dolor conforme los estudiosos es realmente un estado de conducta que empieza con la lesión real mas donde el dolor dura un tiempo más que suficiente para entonces transformarse en una nosología.

Los pacientes que sufren de artritis por poner un ejemplo depende de calmantes que sean suficientemente potentes para aliviar el dolor y esto acostumbra a traer aparejado una situación que se vuelve cíclica pasando del dolor a la inactividad y finalmente a la depresión.

Debido a esto continuamente se procuran otros caminos o bien métodos para aliviar el dolor crónico y el ultrasonido usado para calmar el dolor crónico se presenta como una opción alternativa viable.

ultrasonido-dolor-cronico

Usado en afecciones de tipo postraumáticas de los tejidos blandos, el ultrasonido es asimismo una solución para reducir el peligro la capacitación de adherencias, al usarse este procedimiento la carencia de dolor deja que el paciente se recupere de una manera más veloz y recupere de esta forma el empleo de la parte perjudicada haciendo por tanto considerablemente más aceptable los síntomas.

Así por servirnos de un ejemplo,  las inflamaciones que son tratadas con ultrasonido responde de forma positivísima siendo una de las aplicaciones de carácter singular que se efectúan con este procedimiento la llamada sonoforesis, un procedimiento que deja introducir fármacos en el organismo usando la energía ultrasónica.

Este tratamiento ha probado ser de enorme utilidad para el tratamiento de dolores crónicos que no responden a otros tratamientos, siendo además de esto ventajoso cuando el paciente presenta un cuadro de hipersensibilidad en los tejidos que torna imposible utilizar el procedimiento tradicional aplicando los medicamentos sobre la piel a través de un masaje.

Asimismo, se aúna a estos beneficios el hecho que las substancias que se introducen utilizando el procedimiento de sonoforesis penetran a mayor profundidad.

El ultrasonido trabaja a través de oscilaciones compresivas y dilataciones periódicas de la materia que son propagadas a una velocidad determinada y que al darse las vibraciones en una frecuencia superior a dieciseis ciclos/segundo no pueden ser percibidas por el oído humano.

En la actualidad este género de tratamiento ocupa un esencial sitio en las terapias físicas sobre todo por el hecho de que tiene un efecto antiinflamatorio y calmante esencial.
Cuando la onda ultrasónica atraviesa el cuerpo su intensidad se ve disminuido por efecto de la absorción que transforma la energía ultrasónica en calor y por la dispersión puesto que la onda se desperdigada de forma progresiva cuando atraviesa los tejidos.

A pesar que en apariencia la aplicación del ultrasonido es bien simple, efectuarla adecuadamente lleva un adiestramiento para conocer los principios y el funcionamiento del haz ultrasónico en los tejidos y sus afecciones. Por esta razón, de producirse fallos terapéuticos se debe pura y solamente a una falta de información o bien asimismo por el hecho de que se ha usado una técnica de aplicación que no era la conveniente.

Dentro de los efectos ventajosos producidos por la terapia ultrasónica sobre los tejidos biológicos se hallan por poner un ejemplo el efecto térmico, el mecánico y el efecto biológico.

Recientes descubrimientos han encontrado que asimismo tiene la propiedad de alentar el funcionamiento del sistema endocrino y se lo relaciona en forma directa con la segregación de endorfinas y noradrenalinas productoras de un efecto relajante.

Hoy el ultrasonido es empleado con mucha frecuencia para el tratamiento del dolor agudo y crónico en aquellas nosologías relacionadas con el sistema locomotor.

Para efectuar el tratamiento con la sonoforesis, se usa el contacto directo y la onda continua, siendo más que suficiente poner una pequeña cantidad de fármaco sobre la piel y después añadir el gel de acoplamiento, moviendo entonces el cabezal en pequeños círculos concéntricos, teniendo una duración de cinco a diez minutos tratándose de un tratamiento estándar, puesto que después de ese tiempo el fármaco ha sido absorbido por la piel y puede penetras hasta seis centímetros de profanidad siendo muy superior a la penetración conseguida aplicando el procedimiento tradicional.

 

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …