Home / Enfermedades / Sobrepeso y Síndrome Metabólico

Sobrepeso y Síndrome Metabólico

Los hábitos alimenticios influyen de forma esencial sobre el peso anatómico mas no son lo único que determina si una persona tiene sobrepeso o bien no, o sea, no solo como comemos nos hace subir de peso; influyen además de esto los factores genéticos y la manera en que trabaja nuestro organismo.
El funcionamiento de nuestro cuerpo depende del metabolismo y cuando es lento se tiene tendencia a subir de peso con sencillez, de ahí que es esencial saber de qué forma trabaja el nuestro para aprender a supervisar ciertos factores ambientales como nutricionales y conseguir buenos resultados.
Mas no debemos echarle la culpa del exceso de peso a nuestro metabolismo, pues se puede hacer mucho para eludir esos kilogramos de pero. Son exactamente las mismas cosas que nos asistirán a prevenir el síndrome metabólico.

Tabla de Contenidos

  • ¿Qué es el síndrome metabólico?
  • Prevenir el síndrome metabólico
    • ¿Tengo el síndrome?

¿Qué es el síndrome metabólico?

No resulta necesario ser obeso para padecer del síndrome metabólico, se puede empezar por amontonar un exceso de grasa del abdomen. Diagnosticarlo a tiempo puede reducir el peligro de desarrollar hipertensión y diabetes.
En los últimos cincuenta años, un cambio en el metabolismo de nuestro cuerpo nos a llevado a ponernos obesos, a consecuencia de una epidemia global de obesidad. Pese a todos y cada uno de los sacrificios para llevar una dieta, mientras que prosigamos ignorando nuestro metabolismo, ninguna dieta nos dará un cuerpo saludable, delgado y con energía.
Mas con ciertos cambios en el modo de vida podemos asistir a nuestro metabolismo a trabajar de una manera más veloz y adecuada para sostenerse en forma. Basta aplicar las próximas reglas:
Control del estrés
Cuando se está bajo tensión lo peor es dejarse llevar por el apetito y caer en el hábito perjudicial de comer toda vez que los nervios ataquen. Resulta necesario aprender a reconocer los instantes de tensión y atacarlos con mecanismos de alivio, como la meditación, el ejercicio, y pequeñas recompensas como un baño caliente al final de la jornada.
Actividad física
Para acrecentar la velocidad en que nuestro metabolismo trabaja debemos practicar actividades físicas, ten presente que cada persona precisa de un régimen adaptado de ejercicios y que debe iniciar gradualmente con rutinas lentas, estiramientos y control de la respiración.
Incluye en estas actividades tanto ejercicios aeróbicos (travesías cortas, bici o bien trotes ligeros) que contribuyen a la salud cardiovascular, como adiestramiento anaeróbico con pesas para prosperar la fuerza y la resistencia muscular.
Nutrición saludable
Come sanamente siguiendo las pautas ya antes descritas en la dieta mediterránea, para incluir platos de bajas calorías, sabrosos y nutritivos consulta las sugerencias de recetas mediterráneas.
Consciencia y responsabilidad
Hay que tener en consideración que la obesidad causa problemas médicos y que verdaderamente no es bien difícil prevenirla al mudar determinados hábitos de nuestra vida, es cuestión de tomarnos unos instantes para estudiar la forma en que vivimos y arreglarla como mejor le convenga a nuestro cuerpo.

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …