Home / Enfermedades / Los deportes y la piel

Los deportes y la piel

Durante la práctica deportiva tanto las piernas como los muslos continúan desamparados, salvo en el invierno cuando acostumbra a  utilizarse ropa de deporte que cubre la totalidad del cuerpo.

Es sabido que sobre la piel habitan hongos, parásitos y bacterias mas no nos dañan puesto que la piel es una barrera eficiente contra infecciones.

Sin embargo, cuando por alguna lesión, por muy pequeña que sea, los microorganismos empiezan un proceso de enfermedad, puede ser el punto de inicio de procesos infecciosos. Es común ver corredores o bien corredores con lesiones que pueden ser un principio de infección.

Por ejemplo,  el impétigo es un género de infección cutánea que la ocasionan los estafilococos o bien estreptococos, caracterizada por la capacitación de pústulas (pequeñas ampollas llenas de pus) que al romperse, extienden la enfermedad por coche contacto, lo que ocurre con gran rapidéz.

Además, por una cuestión de comodidad los corredores habitúan a rasurarse las piernas y generalmente al hacerlo no toman los cuidados higiénicos que deberían, corriendo el peligro de que los folículos pilosos se inficionen, dando de esta manera sitio a padecer una foliculitis.

Para eludir esto, la depilación se debe efectuar siempre y en toda circunstancia tras haber tomado una ducha con agua caliente, colocándose espuma de rasurar, que sirve para ablandar los pelos y tras unos minutos rasurase con trama descartable y jamás hacerlo a contrapelo por el hecho de que esto significaría mudar la dirección de salida de los pelos.

Por otra parte,  las tramas descartables acostumbran a utilizarse múltiples veces, no siendo el propósito con el que fueron creadas. En estos casos, si se la piensa emplear de nuevo, hay que limpiarlas con rebosante agua y después con alcohol.

Asimsimo, después de un episodio de foliculitis acostumbran a aparecer lesiones residuales como máculas cobrizos (hiperpigmentación) que son ocasionadas por el proceso inflamatorio que se padeciera. Asimismo,  pueden quedar cicatrices por la rotura de la piel. Todo esto puede ser tratado con cremas y pomadas convenientes, que van a ser siempre y en toda circunstancia recetadas por el especialista.

Otro de las infecciones que acostumbran a padecer los corredores es la foliculitis glútea una infección que se genera por el roce progresivo sobre el asiento de la bici, si   la infección se agudiza puede extenderse a grandes áreas de los folículos pilosos produciendo otra infección llamada forunculosis.

En estos casos,  lo mejor para tratar estas infecciones bacterianas es usar cremas con antibiótico y si son casos más graves puede ser preciso tomar antibióticos orales.

En los corredores de largas distancia se generan pequeños derrames de sangre conocidos como Runner s-rump o rabo del corredor de fondo, estas lesiones se produen por el roce progresivo en la parte superior del pliege interglúteo y lo mismo puede aparecer en la parte interna de las rodillas. Estos derrames asimismo pueden tratarse con pomadas singulares.

También existe el acné mecánico, donde aparecen lesiones de acné(comedones, pápulas, pústulas) producidas por el roce producido por el empleo de cascos, viseras, o bien vinchas y en la espalda acostumbra a darse en los que practican corridas de aventura por el hecho de llevar mochilas cargadas a lo largo de bastante tiempo.

También,  existe la dermatitis de contacto, que es la lesión producido  por el contacto con ropa que tiene apresto para entregar brillo o bien los colorantes que se usan en las camisetas y a los que el atleta es alérgico o bien se ha sensibilizado debido al contacto incesante.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel que se identifica por la presencia de eritema ( vasos) y múltiples escamas secas. Si bien su etiología aún no ha sido absolutamente descubierta, existen factores genéticos y también inmunológicos implicados en su proceso.

La psoriasis asimismo puede aparecer en los corredores, famosa como Fenómeno de Koebner, donde una zona de piel que no está lesionada cuando se irritada, genera la aparición de placas de soriasis.

Por otra parte, a lo largo del verano, las piernas de los atletas se hallan desamparadas del sol y esa  exposición, prolongada y continua sin protector solar, a lo largo de muchos años puede generar perturbaciones de la piel y muchas de ellas irreversibles como es el caso de la Hipomelanosis Gutatta, lesiones circulares de color blanco que se generan por la ausencia de melanocitos.

Se debe tener en consideración que en el momento en que una lesión en la piel, continúa durante más de diez días y no cicatriza  es preciso preguntar al dermatólogo, en tanto que el virus en el momento en que inficiona la piel migra a células ganglionares inquietas, lo que puede pasar desapercibido por carencia de síntomas o bien padecer manifestaciones como edema, fiebre, o bien malestar general.

Como hemos visto existen una enorme pluralidad de infecciones cutáneas de los miembros inferiores, que además de esto son de propagación rapidísima, trayendo como consecuencia la disminución del desempeño deportivo de quienes la sufren y hace preciso un diagnóstico de forma precoz para no ocasionar mayores inconvenientes en la vida deportiva del atleta que la sufre.

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …