Home / Alimentación sana / La nutrición es clave para las personas con SIDA

La nutrición es clave para las personas con SIDA

La alimentación en las personas portadoras del virus de inmunodeficiencia humana (SIDA) causante del Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida (VIH) es fundamental.

Al ser una enfermedad metabólica, no es usual asociar el SIDA con la nutrición, pero una dieta conveniente es muy importante en tanto que ayuda a diferir los síntomas que produce esta enfermedad.

Se deben tomar en consideración múltiples conceptos para cuidar nutricionalmente del paciente y su estado de salud dándole una dieta estricta con comestibles concretos.

La elección de la dieta para el paciente y la nutrición que debe ingerir generalmente dependen de los síntomas usuales que sienta, por poner un ejemplo los indicios hematológicos y los síndromes gastrointestinales.

En lo referente al síndrome hematológico el paciente puede exhibir anemia o trombocitopenia de mecanismo inmunológico. En un caso así,  la dieta sugerida fortalece la ingesta de hierro, incorporando eminentemente carnes de vaca, cerdo, pollo, morcilla, hígado, almendras, entre otras muchas.

Estos comestibles deben acompañarse con la ingesta de vitamina C que asistirá a su adecuada absorción y se debe eludir conjuntarlos con lácteos tomados frecuentemente como postres,  flanes, quesos, etcétera, para prevenir que el calcio aportado por estos últimos interfiera con el metabolismo del hierro.

Los síntomas gastrointestinales se deben normalmente a infecciones que se generan en el instante o bien asimismo por determinada intolerancia a la medicación que toma el enfermo.

En este caso, los comestibles han de ser de simple digestión, bien cocidos y procesados evitándose los comestibles crudos como frutas y verduras, los cereales integrales, las grasas, frituras y condimentos picantes.

Existen múltiples comestibles que se aconseja sean consumidos todos y cada uno de los días en la dieta de las personas portadoras del SIDA, como el ajo y la cebolla que cuentan con propiedades bactericidas y antioxidantes, las peras y manzanas que son estimulantes del sistema inmune.

Debiendo incluirse asimismo, tomate y zanahoria por ser ricos en nutrientes, antioxidantes, licopeno y betacarotenos, y las grasas vegetales como el aceite de oliva, de soja, girasol y los aguacates.

Asimismo, debe prestarse atención cuando se ingieren proteínas de alto valor biológico, como lácteos, huevo o bien clara de huevo y carnes blancas o bien rojas, pues la ingesta conveniente de estos comestibles y el ingreso de proteínas de enorme calidad en las cantidades adecuadas (uno con cinco a dos gramos al día), van a impedir el catabolismo que puede complicar el estado nutricional del paciente.

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …