Home / Consejos / Deporte y hombría

Deporte y hombría

Sedentarismo, tabaco y obesidad son 3 elementos que hacen malísimas migas con el ejercicio de la sexualidad masculina. No obstante, la práctica regular de una actividad física o bien de un deporte es buen sistema de prevención de la impotencia, cuando se tiene cierta edad.

Pero, cuidado, no se trata de efectuar cualquier deporte, pues no todos favorecen de igual forma la actividad sexual.

A partir de los cuarenta años, los hombres que practican con regularidad una actividad física o bien un deporte, tienen menos peligros de ser vícitimas de una disfunción erectil.

Estos son los resultados logrados de un reciente estudio americano efectuado entre más de mil setecientos varones, con edades comprendidas entre los cuarenta y los setenta años. Los resultados lanzan este género de conclusiones: que para conservar una buena erección, era preciso la práctica de cuando menos treinta minutos de algún deporte al día.

Tabla de Contenidos

  • Prevenir la impotencia
  • La bicicleta

Prevenir la impotencia

Si es verdad que el deporte sostiene la hombría en su punto, asimismo es verdad que ayuda a guardar la línea. En cuestión de erección, más vale estar delgado que padecer de obesidad.

Efectivamente, una investigación efectuado por un equipo de Harvard, en los E.U., con cerca de dos mil encuestados con edades comprendidas entre los cincuenta y uno y los ochenta y ocho años de edad, y entre los que un treinta por ciento tenía inconvenientes de erección, probó que los hombres con una talla superior a la cincuenta, tenían más peligros de padecer perturbaciones eréctiles que aquellos que no superaban una cuarenta o cuarenta y dos.

Por otro lado, asimismo se probó que en los hombres, el tabaco tenía una incidencia directa sobre las disfunciones de erección. Higiene de vida, deporte y régimen dietético son los mejores alidados para una buena salud sexual.

La bicicleta

Si el deporte nos puede asistir a parar de fumar, a conservar nuestro peso anatómico y a sostener una erección eficiente, es mejor correr, nadar, o bien pasear que montar en bici.

Tres estudios americanos efectuados entre corredores semejan probar que el origen de ciertas impotencias sexuales se explican por accidentes de bici ocurridos a lo largo de la niñez.

El sillín estrecho y levantado, la barra superior y las bicis demasiado altas serían los responsables de un accidente a nivel del perineo, provocando algunos desajustes en la erección, o bien aun una impotencia permanente en la edad adulta.

Pero, aun tras los cuarenta años, la práctica de la bici no es nada aconsejable, por los peligros que comporta. La situación de sentados en un sillín, a lo largo de múltiples horas puede reducir la vascularización y la transmisión inquieta del aparato genital.

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …