Home / Enfermedades / Contractura muscular

Contractura muscular

En muchas ocasiones, acabamos el día con un fuerte dolor de espalada o bien asimismo cuando efectuamos ejercicio nos ocurre esto. A veces efectuamos algún mal movimiento y sentimos ese “tirón” que nos produce un fuerte dolor. Las contracturas son una de los inconvenientes más frecuentes que existen, mas no por esta razón debemos dejar de prestarles atención.

La contractura se produce en el momento en que un músculo es sometido a movimientos demasiado bruscos o bien repetitivos.

Sin embargo, existe solución para ese inconveniente cuando ya se ha instalado y asimismo existen medidas de prevención que podemos tomar ya antes que se genere la contractura.

Cuando se efectúa ejercicio, primero debemos hacer un trabajo de calentamiento, con el objeto de preparar los músculos. Por otro lado los ejercicios llamados de flexibilidad son un punto clave para entregar elasticidad al músculo. Los movimientos mal hechos deben evitarse, como las malas posturas.

Si por contra, ya estamos padeciendo una contractura muscular hay algunas medidas para mitigar el dolor.

Puede consumirse algún miorelajante y antiinflamatorio, fármacos empleados para calmar los dolores fuertes dejando que la musculatura se relaje y de esta forma reducir la contracción del músculo. Debe tenerse en cuenta que para tomar este género de medicación es preciso que un médico la prescriba, puesto que pueden tener contraindicaciones para ciertas personas.

Otro género de tratamiento que genera un efecto analgésico y asimismo relajante es aplicar calor de forma local sobre la zona perjudicada, existen almohadillas eléctricas singulares para este género de tratamiento.

Los masajes en el área con contractura aumenta el flujo sanguíneo, de esa forma los tejidos se recobran y los músculos se relajan.

El masaje siempre y en todo momento debe efectuarlo un profesional calificado, pues debe escogerse el procedimiento adecuado para el género de contractura. Un masaje que se efectúa mal puede ocasionar el efecto opuesto y en lugar de calmar el dolor ocasionar un mal mayor. Pueden emplearse cremas o bien geles que tienen en su formulación algún  calmante local.

Los estiramientos musculares son de granayuda para aliviar el dolor de una contractura muscular y asimismo una actividad física ligera puede entregar resultados geniales. Es esencial lograr una buena relajación del cuerpo y la respiración conveniente es una genial herramienta para conseguirlo, sosteniendo un buen ritmo de respiración la relajación y también más fácil de lograr.

Lo primero que se debe hacer es enviar todo el aire inspirado por nariz cara la parte baja de los pulmones, esto se consigue con la ayuda del diafragma y los músculos que se hallan en el vientre. Con movimientos lentos y expirando el aire por la nariz. Estos movimientos se repiten tanto ya antes como a lo largo de y al acabar la rutina de estiramientos.

Si la contractura se halla en el cuello un buen estiramiento se consigue sentado en una silla cómoda y doblando el cuello muy poco a poco cara delante y cara atrás. Entonces se hace lo mismo cara los lados y siempre y en toda circunstancia respirando de forma profunda.

Ya para trabajar la zona de hombros, pecho y espalda, se ha de estar de pie y empujar los hombros cara atrás y después cara el medio, reposar y regresar a repetirlo muy de manera lenta.

Para calmar las piernas, se efectúa un estiramiento estando sentado y sin despegar el pie del suelo se procura levantar una de las piernas y después la otra manteniendo la situación de fuerza unos segundos.

Este género de automasaje y estiramiento puede hacerse toda vez que exista una contracción, puesto que conseguiremos destensarnos y de este modo los músculos se relajan con mayor sencillez.

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …