Home / Enfermedades / Zinc: Relevancia y beneficios para la salud

Zinc: Relevancia y beneficios para la salud

Nutricionalmente el Zinc es un oligoelemento imprescindible en la dieta diaria, que se halla seguidamente tras el hierro. Podemos localizarlo, bajo condiciones normales, en nuestro organismo, concentrado primordialmente en huesos, testículos, músculos, dientes, pelo y piel, en una cantidad que fluctúa entre dos y tres gramos.

El zinc es un factor que tiene un papel sumamente esencial en un sinnúmero de procesos del organismo, su consumo es un aliado en la prevención y sanación de diferentes enfermedades como gripes y resfríos, puesto que estimula el sistema inmunológico, sobre todo en la temporada invernal donde los virus se esparcen con mayor fuerza.

En un proceso gripal, el organismo debe hacer empleo de todas y cada una de las reservas que tiene y en ese instante el Zinc tiene un esencial papel, pues ayuda a sostener en alto las defensas naturales.

zinc-alimentos

Por otra parte, el Zinc cumple una función esencial en el funcionamiento de diferentes enzimas que forman una parte de diferentes procesos del metabolismo, como asimismo en lo relativo a la división celular y a la adecuada cicatrización de las heridas. Teniendo un papel substancial en el funcionamiento de los órganos de reproducción, agudeza del olfato y el gusto.

Las más esenciales fuentes de Zinc se hallan en la carne de res, el hígado, las ostras, el huevo, las partes más oscuras del pollo y todos y cada uno de los crustáceos. Siendo que los requerimientos diarios cambian con relación a sexo, edad, salud, embarazo y lactancia.

Nuestro organismo consume mayor cantidad de Zinc de lo frecuente cuando se halla atravesando una enfermedad o bien asimismo con posterioridad a una operación, en tanto que el zin es usado para un adecuado funcionamiento del sistema inmunológico y la sanación de las heridas.

Por otra parte entre dos y tres mg. de Zinc se pierden diariamente por medio de la transpiración, razón por la que es esencial restituirlo cuando las temperaturas son elevadas o bien cuando se practica ejercicio.

Además, solamente el diez por ciento del contenido de Zinc en el organismo se halla libre para su uso, fundamentalmente en la sangre y el resto se guarda en los huesos y músculos por esta razón el cuerpo no puede contar con de él de forma veloz. Por tal razón es que se precisa una ingesta de manera regular para conseguir sostener el nivel conveniente de Zinc en la sangre.

Asimismo, las mujeres embarazadas o bien en temporada de lactancia, precisan cantidades auxiliares de Zinc para cubrir las necesidades propias y las del bebé, como asimismo los ancianos, adolescentes y niños que tienen una capacidad más reducida de añadir el Zinc a sus dietas o bien de absorberlo adecuadamente, en tanto que en muchas ocasiones sus elecciones de comidas no son ricas en este elemento.

Si precisamos añadir mayor cantidad de Zinc del que nos ofrecen los comestibles que consumimos, podemos recurrir a los suplementos dietarios. No obstante, es recomendable que estos sean sugeridos por un médico, puesto que necesitaremos conocer la cantidad diaria que nuestro organismo precisa.

De todas y cada una formas, es esencial entregar una mirada a nuestra dieta diaria para confirmar si en ella se hallan los comestibles que nos proveen de la cantidad de Zinc que precisamos diariamente y de no ser de esta manera incorporarlos inmediatamente.

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …