Home / Enfermedades / Cáncer y nutrición

Cáncer y nutrición

Existen en medicina un conjunto de enfermedades llamadas “Enfermedades Occidentales” donde se incluyen el cáncer de de próstata, mama y colorectal, como enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.

Esta denominación se debe a que las enfermedades mentadas predominan en los países más desarrollados tanto de occidente como de Europa, en comparación con los asiáticos, debido a que algunos componentes que se pueden hallar en los regímenes asiáticas resguardan contra el desarrollo de determinados géneros de cáncer.

En los USA el cáncer de próstata es el segundo tipo más diagnosticado, tras el cáncer de piel, siendo asimismo, la segunda causa de muerte tras el cáncer de pulmón.

La dieta de las comunidades menos desarrolladas de Asia es rica en legumbres, frutas, almidones y vegetales, todos comestibles que tienen gran cantidad de fibra, en la medida en que la dieta occidental se identifica por ser rica en grasa animal, proteínas y hidratos de carbono refinados y por esta razón con bajísimos contenidos de fibra.

Las investigaciones efectuadas han llegado a determinadas conclusiones como por servirnos de un ejemplo, que algunos componentes de los vegetales y las frutas tienen un papel precautorio esencial en los procesos cancerígenos y sobretodo aquellos géneros de cáncer que se relacionan de manera estrecha con el sistema endocrino, como el de mama, próstata y el colorectal.

Algunos estudios han establecido que el consumo de grasas tiene una relación directa con la ocurrencia y mortalidad por cáncer de próstata. Otras investigaciones hechas en el país nipón por el doctor Hirayama, han probado que consumir los vegetales verde-amarillos, aquellos que poseen una elevada cantidad de caroteno por ej. calabaza, espinaca, espárragos y lechuga verde, es un esencial factor de protección contra el cáncer tanto de próstata como de estómago

Por otra parte existen estadísticas que prueba un bajo porcentaje de muerte por cáncer de mama cuanto más alto ha sido el consumo de soja.

Ya otros estudios hechos en Singapur señalaron que la ingesta de carne de res es un factor que predispone a padecer este género de cáncer, en la medida en que la proteína de soja, betacarotenos y ácidos grasos poli-insaturados son un factor de protección.

El consumo de arroz, queso de soja (tofu) está relacionado con el descenso del peligro de contraer cáncer de próstata, en tanto que los comestibles basados en la soja son riquísimos en fitoestrógenos isoflavonoides. La composición de la dieta asiática puede limitar los procesos cancerígenos y además de esto refrenar la aparición y desarrollo del cáncer de próstata.

Como un buen planteamiento de comienzo, la prevención ha de estar centrada en la educación y divulgación de la vulnerabilidad de la población occidental a consecuencia de sus hábitos alimentarios.

Es esencial reducir la ingesta tanto de proteínas como de grasas animales, acrecentando el consumo de legumbres, vegetales, frutas y cereales, sobre todo la soja que ha de ser incorporada de forma masiva a la dieta occidental.

En una palabra es preciso una alimentación sana para prevenir enfermedades.

Check Also

Efectos del azúcar en la dieta

Tener algunos elementos de control en una dieta es algo ocasionalmente importante, puesto que como …